animales nativos en la isla

38d.jpg (6556 bytes)
Las ballenas a mediados del año cuando el polo sur entra a su máximo estado frío, llegan, a las aguas de Gorgona para tener y alimentar sus crías.

 

  39a.jpg (4581 bytes)
  Ardea garza reportada por primera vez en Gorgona con esta fotografía.
   
  39b.jpg (7894 bytes)
  Cyanerpes Cyaenus Gigas, subespecie que sólo se encuentra en la Isla.
   
  39c.jpg (6678 bytes)
  En la especie Cyanerpes, los machos son de color azul y las hembras son verdes.
   

Sorpresivamente se encontró en el bosque secundario o entresecado el pino colombiano o Podocarpus. Fue una sorpresa para el Inderena, porque esta especie, en vías de extinción, está asociada a las partes altas de la cordillera. Se perciben claros en las pendientes más fuertes, provocados por la caída de árboles mayores. Aquí la estratificación es menos evidente. Son lugares ideales para realizar observaciones sobre la dinámica de la sucesión secundaria; es decir, para estudiar cómo la naturaleza responde al bosque. En estos parajes sobresalen la mesura de los guarumos y la vaporiosidad de balsos. El bosque secundario comprende por lo menos el 30% de la superficie total. La fauna es semejante a la encontrada en el bosque maduro, pero aquí la avifauna es más rica. En tiempo del penal, talaron muchos árboles, alterando el estado inicial de los bosques. La madera se usaba como combustible o se comercializaba. También se derribaban con el fin de adecuar las tierras para la siombra de pastizales. Con la destrucción masiva de árboles, se formaron enclaves pantanosos, mal drenados y deforestados. Estos lugares sirven de hogar a una pequeña rana que requiere de tales condiciones para sobrevivir. Allí la vegetación es bastante elemental: hierbas y coquitos que crecen en zonas pantanosas. Son, además, sitios propicios para la llegada, en ciertas temporadas, del pato barraquete y de la garcita morena, en sus migraciones del continente a las islas.

Alrededor del poblado y en Pablo VI están los lodazales. Crecen principalmente leguminosas que no sobrepasan los sesenta centímetros. Los pájaros son numerosos; se ven semilleros, chamones y bandadas de un ictérido migratorio.

En los potreros abandonados existe una vegetación de matorral denso constituida por arbustos. A pesar de la amenaza de las serpientes venenosas, favorecidas por la vegetación, es un lugar especial por el gran número de colibríes que allí tienen su nido.

Los sembrados de coco se concentran especialmente en la zona oriental de la isla. El Inderena considera estas plantaciones como unidad vegetal especial, por tratarse de un cultivo permanente beneficioso. Son aproximadamente cuatro mil palmas que constituyen considerable ayuda económica para la isla. Sus frutos se venden en Guapí, población que sustenta con ellos su industria casera de cocadas. Por estas playas corren los cangrejos ermitaños apenas sienten los pasos de los lagartos o de su “amiga” lejana la boa constrictor. Además, como invitado poco grato se encuentra un roedor introducido, del cual se tienen serias quejas y del que se hablará más adelante.

39d.jpg (4770 bytes)
 Ballena Jorobada frente a Gorgona. Este mamífero es fotografiado justo en el momento en que expulsa el aire.

 

40a.jpg (7597 bytes)
Aspecto de la laguna La Cabrera que en     la actualidad se encuentra casi totalmente sedimentada.

 

Los caracoles son abundantes en Gorgona y muchos de ellos fueron utilizados por los presos para elaborar artesanías.  
40b.jpg (7162 bytes)  
   
40c.jpg (6741 bytes)  
Piel de un cangrejo abandonada de la muda.  
   

Se tenían noticias de una fauna extensa y en cierta medida cuidada. En la actualidad, con las investigaciones del Inderena, las noticias son buenas y no se descuenta que en un futuro Gorgona mostrará todas sus riquezas animales. Se informa sobre 48 especímenes de vertebrados terrestres: 17 especies de aves, 27 de anfibios y reptiles y cuatro de mamíferos. Este inventario parcial registró por primera vez para Gorgona dos especies nuevas de aves, dos de anfibios, cuatro de serpientes y dos de tortugas marinas. De Gorgona se ha hablado bastante como lugar oprobioso, pero se olvida que, gracias al cuidado de los hombres de la prisión, la isla se mantiene en condiciones excepcionales.

El cronista Pedro Cieza de León menciona la existencia, en el siglo XVI, de faisanes, pavas, gatos pintados y aves nocturnas que ahora no aparecen. Algunos integrantes de la fauna isleña se encuentran amenazados de extinción, como los ñeques o guatines y las babilas o tulisios.

Las ratas forasteras se han instalado en los cultivos de coco, y de seguir aumentando pueden convertirse en pocos años en plaga, como ya sucedió en el Caribe con San Andrés y Providencia, sobre todo si se considera que todavía no se ha estudiado hasta qué punto son dañinas para la rata espinosa y las otras especies de animales pequeños propios de la isla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: